Chistes de borrachos

Chistes de borrachos

Resulta que llega un borracho a su casa, toca la puerta y sale su mujer, que de inmediato empieza a gritarle:

– ¡Gordo, asqueroso, peludo, apestoso…!
(y en eso el borracho interrumpe)
– Mi amor, si es una adivinanza, es tu culo.

Deja tu Comentario
Tu Comentario: